Dinero

Dinero  

El dinero (del latín denarius) fue la moneda de menor valor del Imperio carolingio, que perduró hasta la época moderna en los sistemas monetarios derivados del carolingio. En la Marca Hispánica, por ejemplo, las acuñaron Carlomagno y Luis el Piadoso. Con el establecimiento del poder carolingio se inicia la moneda aragonesa con la aparición de los dineros de los diferentes reinos y condados, que cada vez tienen menor valor.

El nombre de 'dinero' hace referencia por antonomasia al dinero jaqués que se documenta por vez primera en Aragón con el rey Sancho Ramírez, (1063-1094). Su tipo más frecuente es el del anverso con perfil del rey y la cruz procesional sobre vástago con florituras de ramas a los lados, imagen que en la Edad Moderna se asociará al emblema de la encina de Sobrarbe y que aparecerá en el primer cuartel del escudo de Aragón. Emitieron dineros cecas en Jaca y Monzón con el nombre, en algunas de esas emisiones, de Aragón.1

Con Alfonso II de Aragón el dinero jaqués mantuvo su ley; posteriormente, Jaime I el Conquistador la redujo, reduciendo su grosor a la mitad. Con Jaime II empezó a acuñar dineros también Sariñena y en la Edad Moderna, para el reino de Aragón, el taller principal es Zaragoza.1

A partir de 1612, como el dinero valía tan poco, se generalizó la acuñación de varias monedas con un valor superior, como el sueldo y la libra, hasta que Felipe V suprime en la Corona de Aragón la circulación del dinero al final de la Guerra de Sucesión Española.